Experiencia de [email protected]: Laura Obreo

El año pasado estaba en la facultad como un día cualquiera cuando me hablaron de la posibilidad de participar en un voluntariado, el que yo quisiera. Me dieron una lista con una serie de asociaciones para que yo eligiera. Al leerla, no sé muy bien por qué, pero tenía claro que quería formar parte de Autismo Sevilla.

Comencé participando en la actividad de natación. Al principio me daba algo de miedo, pues nunca había tenido contacto con personas con TEA, pero sin pensarlo dos veces me tiré a la piscina.
Los profesionales y voluntarios que estaban allí me ayudaron muchísimo, me enseñaron muchas cosas y resolvieron todas mis dudas. Y junto con los chicxs, me dieron ganas de seguir participando en más actividades, ganas de empaparme con ellos y, sobre todo, de ellos. La participación en los seminarios también fue clave en mi formación, ya que trataban muchos temas importantes, como la comunicación, las habilidades sociales y los apoyos visuales, entre otros, los cuales tenía la oportunidad de poner en práctica con lxs chicxs directamente.

Por suerte, tuve la oportunidad de participar unos días en un par de campamentos urbanos. Para mí supuso un cambio increíble, pasé de estar una o dos horas haciendo una actividad, a estar el doble de tiempo y con varias actividades en la comunidad y chicxs que no conocía. En definitiva, supuso un cambio en mi forma de vivir esta experiencia, un cambio que hizo que me enganchara definitivamente y que quisiera pasar más y más tiempo con ellos.

En verano me apunté a un campamento, ya que no aguantaba estar tanto tiempo sin verlos y porque me habían hablado muy bien de ellos. Fue una de las mejores experiencias de mi vida. Nunca pensé que iba a recibir tantísimo cariño ni que me iba a sentir tan acogida, tanto por parte de profesionales y demás voluntarios, como de lxs chicxs. Estos últimos en especial, me enseñaron que no es necesario hablar para decir lo que sientes, que el cansancio no existe y que se puede aprender mucho de ellos.

El último proyecto en el que he participado ha sido en el “Be Ready”, compartiendo un fin de semana con personas con Síndrome de Asperger. Fueron unos días en los que tuve la oportunidad de conocer otra parte del espectro, una parte que sin duda me encantó. Descubrí a muchas personas con las cuales pude compartir sus gustos y aficiones y disfrutar todos del proyecto sin ninguna diferencia. Actualmente estoy en multideporte, ya que quería probar otras actividades. Aquí he conocido a nuevos chicxs y voluntarios, los cuales, al igual que en las actividades anteriores, también han hecho que quiera quedarme y seguir aprendiendo.

Al final resultó que ese día en la facultad, no fue un día cualquiera. Sino el comienzo de una aventura increíble, con personas maravillosas. Sin duda ha cambiado mi forma de ver y tratar a las personas con TEA, y ha hecho de mí una mejor persona. Estoy muy agradecida por poder formar parte de algo tan bonito, de la familia que es Autismo Sevilla, y espero seguir creciendo con ellos muchos años más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *